jueves, 6 de diciembre de 2012

El universo discursivo en el cual se crece.



El universo discursivo en el cual se crece.
Paul Goodman

En este ensayo hablaremos del desarrollo de los adolescentes, sobre cómo y por qué los adultos representan un obstáculo en la búsqueda de identidad, su desarrollo social y cultural, la toma dediciones académicas, el desprendimiento de los padres y la introducción de los jóvenes al mundo adulto.

En nuestra actualidad es difícil para un niño madurar hacia la independencia, encontrar su identidad, a pesar del exceso tecnológico, oportunidades educativas y culturales.
Ya que en el proceso de niño a joven es muy difícil que se conserve  su curiosidad e iniciativa, hábitos académicos, energía productiva y un lenguaje apropiado. Ya que, desgraciadamente en el medio que nos desarrollamos al crecer es una maquina social que no se interesa por las personas; sino que solo se llega a “interesar” en los jóvenes y en un determinado tiempo para poder ejercer en ellos un dominio.

CITA: ¿Qué pasa, entonces, cuando con un pasado impersonal estereotipado, el niño se convierte en adolescente: tímido y demasiado consiente de sí mismo, sexualmente hambriento y enamoradizo, buscando su identidad, metafísico, con su fe religiosa sacudida o en proceso de conversión religiosa, reviviendo si complejo Edipo, intentando liberarse del hogar, con ambiciones grandiosas, definiendo una vocación, ansioso por ser útil como ser humano?

Si en el pasado de un joven existieron algunos traumas, decadencias o sentimientos reprimidos se vienen a reflejar todos al mismo tiempo durante su adolescencia, ya que en esta etapa es el desfogue como persona.
La necesidad de la auto exploración, el enamoramiento que con lleva al descubrimiento de su sexualidad, que se conoce como la revolución sexual, pues hay una menor inhibición del comportamiento sexual y se dan costumbres alteradas. La Gran demanda del joven por amor ya que en esta época están espiritualmente abandonados; la controversia del deber ser sexual o, si no, existe algo mal contigo. La hostilidad silenciosa (denigración de sí mismo) que se da adulto – joven y entre pares en las instituciones, las cuales se consideran así mismas como sustitutos de padres.
Académicamente hablando es durante la mitad de la secundaria y el inicio de la preparatoria cuando los adolescentes descuidan la escuela ya que se ven influenciados por su grupo de pares, vicios (drogas y licor), la moda, la literatura barata, los deportes o actividades culturales (danza, música, etc.) Hábilmente promovida por adultos que traban el espíritu juvenil y es cuando mayormente la cultura adulta no los toma enserio, es hostil a los intereses adolescentes, no los consideran como personas y son presionados para que cursen carreras sin tomar en cuenta la elección del joven, lo que conlleva un aplastante fracaso.


Como conclusión yo considero que el en mundo adulto existe cierto recelo hacia el mundo de los adolescentes, ya que comienzan a imponer y a exigir comportamientos a los cuales ellos fueron obligados a seguir; por eso el rechazo de ideas innovadoras y la aceptación del conformismo.
Los adultos por ser adultos deberían de desarrollar la habilidad de comprensión y comunicación para con los adolescentes, para lograr obtener lo que se exige pero dentro de un término diplomático que no agreda la integridad de las personas y no se les imponga a  seguir determinado patrón de vida, dentro de la sociedad.
Considero que cada individuó ya sea adulto o joven puede llegar a portar algo bueno y funcional a nuestra sociedad, sin necesidad de reprimir uno al otro, cortando esa cadena que nos deja en el mismo lugar del conformismo, y obtener grandes mejoras en el sistema.

“En el pedir está el dar”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada